Los principes del yo (el 30-S)

"Ponte en guardia marinero, lo que al otro le pesa, a tí te espera"
                                                                                           (Anónimo)

Los principes del yo o de la insolidaridad. Sí, yo respeto el derecho al trabajo de quien decide libremente no secundar la huelga general. ¡Faltaría más!. Eso si, pediría a los esquiroles (acepción RAE) que se organicen y promuevan un movimiento en toda España por el que se comprometan a no beneficiarse de las posibles consecuencias que el sacrificio de unos tiene en el bien de todos. "No es justo, dicen, que me fuercen a no ir a mi trabajo" , "No es injusto, no dicen, que si algo se consigue con el esfuerzo de otros eso recaiga en mi beneficio".

Mi media costilla, de nombre Inmaculada, eligió ejercer su derecho de huelga y no entrar en el sorteo de los servicios mínimos. En su trabajo había tortas por serlo. "No te engañes Roberto allí sólo preocupaba no perder un día de sueldo". Ni reforma laboral, ni mercados financieros, ni Zapatero, ni ná de ná. Esos +/-100 € que construyen la personalidad de los principes del yo (los que miran el mundo con no mayor perpectiva que la de su ombligo) empaparon el 29-S. Lo sé yo, lo sabes tú  y lo sabe el sursum corda.

Escrito eso vamos a lo nuestro, a esto del periodismo. En aras de la brevedad recomendaré alejarse de inmundicias como ésta escrita por Hermann Tertsch, a quien respeto su libertad a ejercer el golpismo tabernario-periodístico. Recomendaré también acercarse a las reflexiones de Iñaki Gabilondo, son de hace 3 meses y podrían repetirse cada día de cada mes de cada uno de los próximos años. Serán tiempos difíciles para todos, también para los principes del yo.


Para acabar de entender a Gabilondo aquí un baño información. Si lo ves con atención se entiende todo, hasta se entiende demasiado.


El gran casino europeo from ATTAC.TV on Vimeo.

btemplates

5 comentarios:

Ana L. dijo...

¿Sabes que te digo? que les den. Cuando las cosas se compliquen los egoistas llamarán a las puertas (la primera a las de los jefes) y entonces, con la nariz enrojecida del portazo y sin arrepentirse de nada, pedirán huelgas y más huelgas. Y nosotros las volveremos a hacer.

Anónimo dijo...

Yo me piro a Hawai y si vuelvo me contáis como queda este asco de realidad.

pirfa dijo...

Los príncipes del yo, yo, yo y yo.

Sabes que estoy enganchada al Facebook. Ha sido la primera Huelga General en la que, unos y otros hemos hecho uso de las redes sociales. Una compañera de 26 AÑOS¡¡¡ escribió en su estado: "Cogería a todos los sindicalistas, los metería en un cuartito y les podría una bomba pa' matarlos a todos, por mafiosos, mentirosos y oportunistas". Primero sentí naúseas y después sentí pena, la verdad. Como dice Ana L., seguro que ella será luego de los egoístas que llamarán a las puertas.

No a la reforma dijo...

El pp aprieta para que zp no cambie una coma y el batacazo sea de órdago, cuidado con ellos


Cuesta abajo y sin frenos

Roberto Lakidain dijo...

Me he encontrado esto por ahí y he pensado que sería un excelente punto y seguido para la entrada que nos ocupa. Con un poco de suerte Isabel Megias Villalta se puede dar una vuelta por España en la convocatoria de la próxima huelga general. Es un gustazo encontrarse con los "Príncipes del nosotros". Los hay, son muchos:
Y aquí la historia de una de ellos

Publicar un comentario