A mi primer seguidor ...

Tiene que ver con la cuadratura del círculo, aquí un polígono con 5 lados. Manu, Ramón, Marta, Paloma y Roberto, que otros busquen los apellidos. La canción es Minha Galera:




O minha maconha. Minha torcida. Minha querida. Minha galera. O minha cachoeira. Minha menina. Minha flamenga. Minha capoeira. O minha menina. Minha querida. Minha Valйria...O minha maloca. Minha larica. Minha cachasa. Minha cadeia. Minha vagabunda. O minha vida. Minha mambembe. Minha ladeira. O minha menina. Minha querida. Minha Valйria...O minha torcida. Minha flamenga. Minha cadeia (....) O minha maconha. Minha torcida. Minha querida. Minha galera. Minha vagabunda. Minha mambembe. Minha copoeira...O minha menina. Minha querida. Minha Valйria...Minha torcida. Minha flamenga. Minha cadeia. O minha maconha. Minha torcida. Minha querida. Minha galera.


Llevo 3 días colgado de la canción. En realidad de lo que pendo es de un maravilloso artículo publicado por mi admirado Ramón Lobo y recomendado por una no menos admirable amiga. Me permito el honor de citar  a Ramón para a través de él abrir camino hacia los principios básicos, él es uno de sus grandes exponentes. Y lo es porque en cada reportaje nos enseña que en esto del periodismo los mejores son quienes con mejor equilibrio se manejan por la complicada "Fórmula Kapuscinski", los 5 sentidos del periodista (ESTAR, VER. OÍR, COMPARTIR Y PENSAR). No hay otra manera de contar las cosas. Así se hace el periodismo, Sí, hay otras maneras de escribir. Se puede escribir sin estar, sin mirar y sin oír. Compartir y pensar , en este oficio, son verbos de complicada declinación; pocos profesionales conocen todos sus tiempos.

Para Pirfa. Un beso.


btemplates

3 comentarios:

Natxo dijo...

No conocía a Manu Chao. Es como para ti y para nosotros. Gracias

Anónimo dijo...

Siempre... Genial!!!

pirfa dijo...

Qué honor. Ser tu primera seguidora y que me dediques un post, digo. Y más éste en el que has mezclado a Manu Chao, Ramón Lobo y Kapuscinski. Me gusta y me engancha, que no es poco en mitad de la rutina. Me recuerda que hay cosas por las que vale la pena despertarse cuando el despertador suena a las 5,30.

Publicar un comentario