La prensa necesita un meneo

Llevo 24 horas buscando una respuesta. Ayer en Sevilla tuve la suerte de asistir a la presentación del Proyecto de Ley Orgánica de garantías del derecho a la información de la ciudadanía (¡¡a ver si lo conseguimos!!). Debate en la Universidad de Sevilla, duras críticas, quizás excesivas, a eso que nos hemos dado en llamar periodismo-ciudadano. Los defensores del "no pasarán" subrayaban mil veces la idea. ¿Acaso hay ingenieros-ciudadanos, médicos-ciudadanos, delineantes-ciudadanos? No acabo de encontrar una respuesta. Sí quiero contar aquí una experiencia del hoy. Tiene que ver con el periódico EL PAÍS y la red social Menéame.

La culpa la tiene una repugnante historia que tiene como protagonista a Fernando Sánchez Drago. Repugnante el personaje si la historia fuera cierta, repugnante la mentira si el personaje la inventó. Publicaba El País de ayer un titular de esta guisa: "Sánchez Dragó reconoce en su último libro haberse acostado con dos niñas de 13 años". Noticia de ayer que yo había leído hacía 2 días. Y no sólo había leído la noticia, también había leído sus palabras de rectificación. Había leído eso y había leído mucho más. Y todo lo leído tenía una fuente principal, la red social Menéame. Resumiendo, leí en Menéame lo que El País (y con él la mayor parte de las grandes cabeceras de España) publicó 2 días después. Esto sería una anécdota si no existiera esta otra idea. Porque soy usuario de las redes sociales no puedo sino asegurar lo que en internet es una realidad más que aceptada. Y en esa realidad me sumo a quienes nos piden a los periodistas que reflexionemos. La información llega antes a internet que a los medios de comunicación. La red tiene mucha más cintura. 

Y escrito lo escrito quizás acepte que no existe el ciudadano-periodista. Cambiémosle entonces el nombre y aceptemos que no queda más remedio que evolucionar ¡¡YA!! Cada día que pasa es un día menos. Antes había unas miles de personas que contaban cosas al mundo, ahora hay unos pocos miles de millones de personas con acceso a eso que llaman Facebook, Twitter, Digg, Myspace, Menéame, Tuenti. ... Ya no digo más, que ya es bastante.

P.D. Edito esta postdata gracias a un comentario dejado en esta entrada y que agradezco. El origen de la historia está en el trabajo de un compañero del "Diario de Noticias", Xabi Larrañaga. Otro interesante dato.

btemplates

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Es indudable el poder de meneame a la hora de difundir pero lo que hizo fue impulsar lo que sí escribió un periodista, Xabi Larrañaga es distintas cabeceras de Grupo Noticias, Noticias de Navarra, Noticias de Gipuzkoa

http://www.noticiasdegipuzkoa.com/2010/10/27/ocio-y-cultura/comunicacion/la-columna-de-xabi-larranaga-en-noticias-de-gipuzkoa-desata-la-furia-contra-sanchez-drago

El Señor de las Moscas dijo...

Difiero completamente y por una razón bien sencilla; Menéame se muestra como un medio de divulgación periodístico de incomparable velocidad, sí. Pero practica un sesgo sistemático respecto a según qué noticias, temas y tópicos. En general, todos los que no tienen cabida entre los gustos predominantes de sus usuarios con mayor poder editorial -los que acumulan una combinación superior de puntos y karma-, que también -y siempre en general- responden a un mismo perfil social: joven, hombre y gran consumidor de internet. En Menéame aparecen sólo los titulares imprescindibles de la jornada -y no siempre-; noticias relacionadas con internet, prestación de internet y telefonía; y noticias de corte anecdótico que prenden en popularidad por ser graciosas, curiosas o, a la inversa, indignantes.

Otro punto importante es que Menéame preste atención sólo a la noticia y no a sus fuentes. En Menéame da igual de dónde venga, si de una agencia de informaciómn con garantías de veracidad o de un blog más relajado en tales diligencias. Diligencias necesarias, pienso yo, para poder tomarnos en serio el periodismo.

Matizar, en último lugar, que cualquier edición online de cualquier periódico ofrece las noticias del día con similar inmediatez que Menéame; si usted leyó la noticia sobre las polémicas declaraciones de Sánchez Dragó en Menéame antes que en El País es, pienso yo, porque se metió en Menéame en lugar de en la edición online de El País. Significar, por ejemplo, que en el día de hoy la noticia de la muerte de Nestor Kirchner ha aparecido bastante antes en los periódicos y los noticieros televisivos que en Menéame.

Me disculpará no explicarme mejor, pero no dispongo de mucho tiempo. Aún así, felicitarle por su blog. Un saludo.

Roberto Lakidain dijo...

Permíteme continuar tu reflexión. No pretende ser la entrada un elogio a "Menéame", no guarda siquiera los mínimos necesarios para poder ser considerado desde el ámbito del periodismo; ni siquiera se acerca a ellos. Lo que pretendo (y es evidente que me he explicado mal) es situarnos ante la realidad de las redes sociales (por ellas, y pongo ejemplos recientes, se comunicó la esposa del Premio Nobel de la Paz, por ellas el Presidente de Ecuador intentó lanzar sus proclamas ante el pseudo golpe de estado, etc, etc). Sí estoy admirado por el potencial de las redes sociales y por ese camino pretendo la reflexión de los profesionales de los medios de comunicación. Tengo pocas dudas, y por ahí me equivocaré, que las redes sociales son muy poco sin los medios de comunicación. ¡Qué mejor ejemplo que Julian Assange tuvo que recurrir a ellos para apoyar y "dar" más sentido a las recientes filtraciones!!

Sobre las reflexiones más concretas de tu comentario (referidas a la red "Menéame" comparto casi todo lo que dices. Menéame es al periodismo lo que yo a Lady Gaga.

Saludos:

P.D. He bicheado por tu web. Enhorabuena.

El Señor de las Moscas dijo...

Gracias por continuar la reflexión. Y disculpa, creo que el que no ha acabado de entender la entrada he sido yo. Quizás me dejé llevar demasiado pronto por el tópico del periodismo ciudadano, con el que estoy un poco a la que salta últimamente. Me apunto la página y anuncio que en lo sucesivo estaré pendiente de lo que vas sacando. Un saludo.

Anónimo dijo...

Rober, meneame (como agregador de noticias que es) solo es un "buzon", pero el problema de MNM es la imparcialidad, si bien la idea es buena, la gente aporta noticas interesante y mas personas la votan para indicar que es interesante o no lo es (una teoria muy democratica, muy guay, muy chupi).

El problema es los votos no son iguales, y un pequeño grupo (que los hay) echan abajo las noticas a su gusto y criterio.

No voy a explicar el "ban day" de MNM, pero (para mi) fue un punto de inflexion y mande a la mierda a esa web.

El unico merito de MNM es el de ser una buena copia de digger y la suerte de tener miles de usuarios.

Por cierto yo me pase a al agregador www.apezz.com que este si es democratico (los usuarios son pocos, pero buena gente :-)

ilakidain

Anónimo dijo...

ilakidain sigue :-)

Y sigo....

Y precisamente MNM es un ejemplo de (a mi modestisimo entender) de lo que pasa con el periodismo, una cosa es el periodismo y otra cosa los/las empresas, grupos editoriales o lo que sea que sean (por ejemplo) Prisa, Mediapro, Grupo Correo, etc.

Lo periodistas pueden ser las personas mas preparadas, inteligentes, concienciadas socialmente, etc, pero si no tiene un sitio donde expresarse no son nada. Tambien estan los "periodistas" que simplemente se amoldan a la voz del amo (Grupo mediatico) y dicen "lo que toca".

Y decia que MNM lleva el mismo camino, simplemente censuran las noticias que no les gusta.

Y (ya acabo) tienes razon la web es un altavoz gigantesco que cualquiera puede usar, SOLO NECESITA QUE ALGUIEN ESCUCHE :-)

chao :-)

Publicar un comentario