En mi tele se manipula mucho

En mi tele se manipula, y mucho. Se manipula cuando habla el PSOE, se manipula cuando habla el PP. Se manipula cuando habla el Gobierno, se manipula cuando hay elecciones y si no las hay también. En mi tele se manipula cuando gobiernan los que no mandaban y cuando mandan los que gobiernan. En mi tele se manipula tanto que apenas recuerdo si en algún momento no se manipuló. Mi tele es una Samsung de 42 pulgadas, de esas hechas con el coltán por el que la gente muere y mata.

Por mi tele las teles cuentan desde hace un año no sé qué de unos EREs de Andalucía, es algo de putas, cocaina, reptiles, y manos sucias, debe serlo porque es lo que dice mi tele, que es una Samsung como digo. A los que trabajan conmigo en otra tele, TVE que llaman, les he preguntado por eso de los EREs y he apuntado sus respuestas. Son compañeros que llevan un año trabajando para que las cosas que se hacen en mi tele salgan por la otra tele, la del coltán. Dicen mis compañeros que eso de los EREs tiene que ver con una juez y la Junta de Andalucía, toda entera, que deben ser unos corruptos, al parecer. Aunque según dicen por mi tele esas palabras de al parecer y presunciones es mejor tacharlas porque ya no están de moda. Dicen también mis compañeros que alguien se gastó mil millones de euros en sexo y drogas. Siempre que dicen algo dicen enseguida que no saben nada, que algo les suena pero campanas celestiales.  En mis apuntes de la derecha había un fondo azul que he borrado, un azul muy parecido al que el Partido Popular utiliza en sus carteles electorales, también en sus ruedas de prensa. Dicen en mi tele, ya no estoy seguro si es en la del coltán o en la otra, que estamos para decir la verdad. Y en esas estamos cuando leo a la mavillosa Milagros Pérez Oliva, ayer me enamoré de ella, "Adiós y mucha suerte":

"Una visión cínica del periodismo sostiene que la verdad no existe. Que puede haber tantas verdades como interpretaciones de la realidad. Este planteamiento es una gran trampa. Creo que los periodistas hemos sido negligentes al descuidar la defensa de la verdad. Porque la verdad, en periodismo, existe. Al menos existe la verdad de los hechos, la verdad factual. Aquello que es cierto y es comprobable. La verdad no es un compromiso entre sus diferentes versiones. Y, sin embargo, potentes aparatos de influencia saturan el espacio informativo con versiones y contraversiones destinadas a falsear la realidad. Más que informar, lo que hace este tipo de periodismo es desinformar. Porque la falsa neutralidad del periodismo de versiones otorga las mismas oportunidades a quien dice la verdad que a quien miente. Y porque la verdad incómoda tiene más dificultades para imponerse al ruido mediático creado para sepultarla".

A los de mi tele les he dicho que unos compañeros de la misma tele han hecho un buen reportaje en el que se ha informado de los EREs sin decir ni reptiles, ni putas ni cocaina; incluso han dicho la palabra presunto. Buen reportaje que recomiendo como recomiendo a Naledi King. De nada.

btemplates

7 comentarios:

martero dijo...

Para enmarcar todas las ideas de Milagros Pérez Oliva y además colgarlas en la mejor pared de la documentación sobre la ética del oficio periodístico. Me gusta especialmente esta frase :"La democracia necesita medios de referencia independientes, creíbles y veraces, que resulten fiables para cualquier lector, independientemente de cuál sea su línea editorial." Creo humildemente que expresa a la perfección ese concepto de "referente" al que apelo torpemente y considero perdido en tu tele, no la del coltán, sino la de los compañeros. Me dan ganas de escribir sobre el reportajito que mencionas. Un abrazo.

Ana L. dijo...

Tiempo, tiempo, tiempo. No porque no te lea ehhhh? Jajajajaja, que tu Sansumg no pierda la sintonía.

Pilar Alberdi dijo...

Mucha, mucha verdad hay aquí.
Cuando se tergiversa aquello que todos podemos reconocer como una verdad, es decir, que esa verdad conseguiría nuestro consenso de que lo es, llega la indiferencia porque nada parece verdad, porque todo es igual a todo, y en ese punto, es donde unos pocos sacan ventaja, y las democracias se tambalean.

Roberto dijo...

Muchas gracias Pilar, tus palabras (que me disculpen todas las que no lo son) tienen un rastro muy especial para mi. Nos conocimos con una nana (para mi la nana) y eso un eibarrés no lo olvida nunca, nunca.

Anónimo dijo...

Rober, la verdad es una espada de tres filos, una con mi verdad, otra con su verdad y otra con la verdad.

Matesota dijo...

¡Ay, Roberto, eres una mina, en el mejor sentido de la palabra! Es que me acabo de dar cuenta de que tiene unos cuantos significados, eh?
Yo también estaba enamorada de Milagros Pérez Oliva. Pena que se vaya. Apuesto a que en la redacción el tipo "periodista sobrado autosuficiente elmundoesmío quésabrálagente lasleccioneslasdoyyo" no le tenía ninguna querencia. Y mira que hay muchos de esos, algunos salen así de fábrica y otros...también.
Muá!

Ricardo Portabales (Hijo) dijo...

Comparto con tu permiso y si no... comparto.

Publicar un comentario