Periodismo desobediente


Han ganado en el 2014, los poderosos han puesto de rodillas al periodismo derrotable; el otro se mantiene, firme, erguido, enhiesto y orgulloso de ser. Ganan las grandes batallas, pierden en las guerrillas, derrotan a los generales, pierden en el cuerpo a cuerpo, ahí donde Vietnam es una estrategia. Ya no generan opinión, la compran, la amenazan, la difaman y la cambian; no pueden. La corriente del pensamiento fluye casi libre, no la tienen, no la controlan, no la dominan, ya no. Derrotados los derrotables fuerza y ánimo a los fajadores, a los incombustibles, a los que arriesgan, a los que no humillan su conciencia porque saben que guardan la nuestra, la que suma a suma hace sumandos. El 2014 era una batalla, la guerra se libra en el 15.. Por el buen periodismo, ¡chin, chin! Feliz Navidad.


btemplates

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada